Transición de modelos de bodyshopping a servicios transversales

Acuntia tiene una dilatada experiencia en la prestación de servicios transversales. A partir del marco de referencia de las mejores prácticas del mercado (ITIL, ISO20000,…), ha sabido adaptar a la realidad de las empresas aquellos procesos y factores críticos de éxito en los entornos tecnológicos de su catálogo de soluciones.

En este sentido, Acuntia tiene la capacidad y la experiencia para asesorar y acompañar a sus clientes en la transformación de servicios basados en la entrega de personas cuyo responsable funcional es el propio cliente, comúnmente conocido como bodyshopping, a modelos de servicios transversales, estructurados de acuerdo a una planificación temporal, un perímetro del servicio, un modelo de relación, un dimensionamiento optimizado y unas métricas que cierren un acuerdo de nivel de servicios al que dar seguimiento.

Los riesgos del modelo de bodyshopping son numerosos y conocidos: el alcance y la disponibilidad del servicio están restringidos a la capacidad de los perfiles concretos facilitados y el éxito del mismo depende fundamentalmente de ellos; el nivel de involucración del proveedor es mínimo, no pudiendo exigirle un nivel de servicio como tal ni una evolución del servicio suficientemente flexible; existen riesgos jurídicos ante posibles cesiones ilegales de trabajadores, etc.

Conscientes de esta problemática, en Acuntia prestamos servicios de asistencia que permitan  ejecutar esta transformación minimizando riesgos y estructurando de forma adecuada los servicios finales en torno a estos grandes bloques:

  • Planificación del servicio

Definición y detalle de las actividades, hitos y alcances a cubrir las respectivas fases de transición, prestación, adecuación y reversión del servicio

  • Perímetro del servicio

Definición precisa del alcance, procesos, funciones, ámbito técnico, herramientas, conectividad, ubicación, esquema de atención horaria, guardias, contingencias, procedimientos…

  • Modelo de relación

Definición y seguimiento del plan de comunicación (governance): organigramas funcionales y jerárquicos, matrices RACI, establecimiento de los comités de seguimiento a nivel operativo, táctico y estratégico y modelos de reporting.

  • Dimensionamiento del servicio

Recopilación de las volumetrías respectivas para el establecimiento del volumen de actividad, distribución del mismo en la ventana temporal de prestación y reasignación de actividades para maximizar niveles de ocupación que minimicen costes sin comprometer el servicio.

  • Métricas y acuerdos de nivel de servicio

Identificación de las métricas relevantes para definir los indicadores claves de rendimiento (KPIs) que a su vez serán elevados a nivel de servicio comprometido, incluyendo un esquema de penalizaciones asociado.